CEREMONIA TV

UNA MIRADA INDEPENDIENTE Y CRÍTICA A LA TELEVISIÓN QUE SE HACE EN ESPAÑA

martes, noviembre 23, 2004

LA GUERRA DEL FÚTBOL

Con esta frase se hacía referencia hace unos años al contencioso entre varias empresas y televisiones para hacerse con los derechos de emisión de la Liga de Fútbol. Se llegó a momentos de verdadera tensión y se emplearon estrategias muy poco limpias, que muy pocas veces se emplean entre las empresas de comunicación en España. Aquella guerra terminó, pero lo sucedido la semana pasada parecía una escaramuza de aquellas batallas.

Como todos vosotros pudistes ver, el incidente al que me refiero fue la posibilidad de no retransmitir el partido F.C. Barcelona - Real Madrid en parte de España. Se juntaron dos conflictos que poco tenían que ver. El primero atañía a Madrid, y consistía en que debido a un enfrentamiento entre los trabajadores de Telemadrid y la empresa, la retransmisión corría peligro. Todo hace pensar en que lo único que pretendían los sindicatos era emplear un evento de tal importancia para que sirviera de altavoz a sus quejas. El conflicto, que no trascendía de lo laboral, se solucionó un par de días antes del derby.

El otro conflicto era más peliagudo y es una muestra de la marginación que sufren algunas comunidades autónomas en televisión. El hecho era que TVE se negaba a pagarle a la Forta el dinero que le pedía por retransmitir los partidos de los sábados. Esto dejaba, teóricamente sin poder ver el partido a los habitantes de Baleares, Asturias, Cantabria, La Rioja, Navarra, Castilla y León, Extremadura y Murcia. Digo teóricamente porque muchas de estas zonas podían verlo a través de los canales autonómicos: ETB en Navarra y La Rioja, Canal9 en parte de Murcia, etc.

Al final se solucionó también este conflicto, pero dejó patente dos cosas que definen este país. En primer lugar mal trato hacia las comunidades de "segunda", las que no poseen canal autonómico y para las que la retransmisión del partido de los sábados se entiende como una limosna, ya que TVE despliega los mínimos medios necesarios debido a la poca rentabilidad de estos partidos. El otro hecho que nadie puede obviar es la importancia del fútbol en la televisión de este país. La posibilidad de que no se retransmitiera el partido se trató en muchos medios como una grave crisis de estado, sobre la que todo el mundo opinaba. No es para tanto, sólo es fútbol (que le pregunten a los aficionados de otros deportes sobre lo que es perderse un partido importante), pero su importancia económica, social, política y televisiva confirma su trono como "deporte rey" en España.